Quiénes somos

IBERFOIL, con casi 100 años de historia en el mundo del aluminio, es fabricante de bobinas de aluminio de alta calidad, con una planta industrial de 110.000m2 situada en Sabiñánigo, Huesca (España). 

La avanzada maquinaria y el gran equipo profesional existente con amplia experiencia, hacen que IBERFOIL se posicione como una referente en el mercado, gracias a la calidad de sus productos, garantizada por sus certificados ISO y BSI y el servicio al cliente.

Desde sus inicios, IBERFOIL ha apostado por el futuro y ha realizado inversiones en I+D que han permitido un gran crecimiento en cuota de mercado y nuevos productos, por ello, puede ofrecer una amplia gama de productos de aluminio, de 6 micras a 6 mm de espesor, y bobinas de aluminio hasta 1.700 mm de ancho.

IBERFOIL CUENTA CON...

Cuatro laminadores de aluminio

Tres laminadores de espesores finos y un laminador para espesores gruesos, con velocidades de hasta 1.800 metros por minuto y sistemas de control de proceso que garantizan y controlan en continuo el espesor y planicidad del aluminio. Además, cada laminador, cuenta con un sistema de control superficial minucioso, basado en un detector de marcas que certifican la máxima calidad de cada bobina fabricada.

Cuatro separadoras y tres cortadoras

Dos cortadoras de foil y una de coil, además de una línea de aplanado bajo tensión, permiten ajustar y personalizar el ancho que solicita cada cliente con tan solo ±1 mm de tolerancia a una velocidad de hasta 1200 metros por minuto. La realización de empalmes de bobinas se realiza a través de un método de ultrasonido que nos permite ofrecer a nuestros clientes productos altamente personalizados con grandes longitudes en cada bobina.

Catorce hornos de recocido

Doce hornos para foil y dos para Coil para obtener las características mecánicas según las especificaciones de cada cliente para garantizar excelentes prestaciones. Cada horno permite tratamientos térmicos ajustados de forma automática tanto en temperaturas como en tiempo, que garantizan el resultado más óptimo. Los chasis, que se encuentran dentro de cada horno, avanzan por cada etapa del proceso productivo de forma totalmente automática, desde el almacén intermedio, hacia el horno y finalmente en la etapa de embalado, consiguiendo un mínimo manipulado del producto.

Un almacén automático vertical con capacidad de 110 bobinas

Unas 1.400 toneladas, abastece a todo el proceso productivo de forma automática, consiguiendo minimizar los tiempos de fabricación y maximizar los resultados.

Cuatro rectificadoras de cilindros

Tres rectificadoras de cilindros metálicos de laminación y 1 para rodillos de caucho y poliuretano consiguen eliminar cualquier defecto que pudiera haber aparecido al proceso de producción, garantizando así una máxima calidad y seguridad de todos nuestros productos.

Un almacén automático vertical con capacidad de 110 bobinas

Unas 1.400 toneladas, abastece a todo el proceso productivo de forma automática, consiguiendo minimizar los tiempos de fabricación y maximizar los resultados.

Cuatro rectificadoras de cilindros

Tres rectificadoras de cilindros metálicos de laminación y 1 para rodillos de caucho y poliuretano consiguen eliminar cualquier defecto que pudiera haber aparecido al proceso de producción, garantizando así una máxima calidad y seguridad de todos nuestros productos.

Reproducir vídeo